Archivo mensual: julio 2013

DÍA 4 en el SANDS BEACH RESORT

Subida al poblado Los Ancones

Joan y Francis. Subida al poblado Los Ancones (Foto de Carlos García)

30.07.13

“El maratón no es un deporte para todo el mundo. Ocurre lo mismo con el oficio de escritor, que tampoco es para todo el mundo. Yo no me hice novelista porque alguien me lo pidiera o recomendara. Me hice novelista por iniciativa propia. Del mismo modo, uno no se hace corredor porque alguien se lo recomiende. En esencia, uno se hace corredor sin más.”

Haruki Murakami

Hoy tenemos 75 minutos de rodaje y nos hemos despertado con un vendaval que nos dificultará seguro algunos tramos de carrera. El entrenador de triatlón (primer lanzaroteño en el Ironman de Lanzarote) nos dice que es lo normal en la isla.

No me siento las piernas esta mañana. Encima no puedo ni tomarme un café, por lo que el sueño persiste. Me pongo a ver a los triatletas, que llevan ya un rato nadando. Al paso que voy me quedo dormido en el espigón antes de salir a correr.

Voy con Joan el primer tramo, dirección norte de la isla durante 15 minutos. La subida primera se nos hace dura, y sólo el bello paisaje palia nuestro inevitable incremento de pulsaciones. Ya que vamos jodidos físicamente, por lo menos que sea bonito de ver.

Llegamos al poblado y un poco después nos dejamos caer otra vez para parar a repostar en el minuto 30 en el Sands Beach. No hay mejunje que te quite el sufrimiento cuando estás para el “arrastre”, esa es la primera lectura que hacemos. Pero el parón de un minuto nos da oxígeno, me pongo los auriculares y me lanzo a buen ritmo hasta el final del paseo.

Sé que voy a sufrir en la vuelta con la corriente de aire que hace, así que intento coger buena cadencia para calentar las piernas. El electro latino acompaña cada zancada. Me encanta el jazz pero cuando voy solo prefiero correr con música más cañera. Me siento veloz, flotando, y por primera vez creo que el objetivo del maratón puede ser alcanzable. ¡Vamos a por las 3 horas!

No hay sorpresas a la vuelta. Me repito una y otra vez la meta del regreso, que es mantener el ritmo con fuerte viento en contra. Cuesta trabajo, como todo en esta vida, y al final, como cada día, una cosa nos lleva a la otra y acabo tumbado en la hamaca de la piscina leyendo a Murakami (De qué hablo cuando hablo de correr), en concreto uno de los pasajes en los que relata su fracaso en un maratón por falta de entrenamientos. Entonces decido cerrar el libro y pienso en mi frase favorita: “Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito” (Stephen R. Covey). Y mi hábito va a seguir siendo dar lo mejor de mí en cada una de las facetas que componen mi vida.

El cansancio nos obliga a dormir la siesta. Creo que ya no queda ningún valiente en el grupo que se la salte. Y después tenemos entrenamiento en el gimnasio con Alberto Lorrio, coordinador deportivo del Sands Beach Resort. Primero nos hace una introducción teórica sobre la importancia de entrenar el “CORE” (región lumbo-pelvica del cuerpo) de cara al maratón y en general para todos los deportes, y acto seguido comenzamos a hacer múltiples ejercicios en la esterilla, y después con la pelota. El balance de la sesión es 100% positivo, y creo que podría incluir un día a la semana estos ejercicios en mi entrenamiento.

Esta noche hemos decidido ir a cenar todo el grupo al Puerto Marinero. Una de las muchas cosas buenas que tiene el Reto Frankfurt y La Bolsa del Corredor es que lo más importante es disfrutar. Los valores como la amistad, la constancia, el esfuerzo y la búsqueda de la felicidad haciendo lo que más nos gusta, que es correr, son la esencia de este nutrido grupo de atletas de todos los niveles que persiguen alcanzar sueños de todas las magnitudes y tipologías.

Esto es lo que más me gusta de formar parte de esta experiencia única e inolvidable. Todo esto que nos está pasando a todo el equipo es la mejor medicina que podemos tener. No importa cómo, ni cuándo ni cuánto. Al final todos sonreímos cuando corremos. Nos contagiamos de positividad y mantenemos la fe en nuestras metas y en las personas que queremos. Y ese es el sentido verdadero de esta aventura que estamos viviendo.

La cena transcurre de manera agradable. Termino un delicioso solomillo al strogonoff y al rato regresamos al hotel. Me piden que lo incluya Carlos y David, y es que les parecía buena idea que entrara a la vuelta en un edificio que parecía como la biblioteca de Costa Teguise: El Club 55. No saben que en realidad es el mejor centro fisioterapia de la isla… así que les he pedido hora para que pasen a revisarse el chasis, veréis cómo rinden en los 8 miles de mañana…

Francis Campos Jareño

Entrenamiento del "CORE" con Alberto Lorrio.

Entrenamiento del “CORE” con Alberto Lorrio. (Foto de Carlos García)

Anuncios
Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

DÍA 3 en el SANDS BEACH RESORT

Progresivos tras el Aquarunnin en el espigón

Progresivos tras el Aquarunnin en el espigón

29.07.13

Amanece y salgo a la terraza a comerme uno de esos yogures magníficos de Kalise. Veo nadar a un grupo de triatletas, que han madrugado más que nosotros. A unos metros, apoyada contra el poyete hay una Giant de contrarreloj espectacular. Comparada con mi Colnago de la época de Pantani, la veo una bici delicatesen.

Hoy tenemos un día especialmente duro. Empezamos por un farlek que el míster llama mexicano. No es que suene la música de los Tigres del Norte mientras corremos. Y aunque aún no conozco el significado de la denominación, la verdad es que resulta realmente duro. Tras un calentamiento de 20 minutos, pasamos a la acción:

5’ (2’) + 4’ (2’) + 3’ (2’) + 2’ (1’) + 1’ (1’) + 2’ (2’) + 3’ (2’) + 4’ (2’) + 5’ (2’) + el descalentamiento correspondiente.

Viendo lo que se nos viene encima, José Castilla nos deja saltarnos los últimos 5 minutos, que automáticamente pasan a formar parte del descalentamiento. Empezamos la primera serie en dos grupos. Yo sigo la estela de José, que se queda conmigo marcándome la primera de ellas a 3’50’’.

Vamos incrementando el ritmo y hacemos los 2 minutos a ritmo de 3’35’’ con viento en contra. Comienza a resultar pesado, y siento que el yogur se queda en el primer cambio. Vamos por la mitad y tenemos que resistir como sea.

Empieza a hacer calor. Los toboganes de paseo y el viento en contra cuando damos la vuelta comienzan a pasar factura. Es ese el momento en el que corres por orgullo, porque te lo debes y tienes fe ciega en tu objetivo y en tu entrenador, que te guía hacia él.

El descalentamiento me parece duro, muy duro. Hemos castigado las piernas en los cambios y 20 minutos más nos eleva a 1 h y 15 minutos el tiempo de entrenamiento. Cuando llegamos al hotel nos sentimos ganadores. Prueba superada.

La siguiente pretensión es el festín de la “Zona”. Decido ajustar un poco cantidades porque no es plan de tener la dieta de Michael Phelps. Descubro que hay salmón, y eso me gusta. También le doy varias veces al botón del café para recargar bien la taza. Al contrario que en los días de trabajo, sólo voy a tomar ese café en todo el día.

Después de tomar el sol y bañarnos en la piscina, nos vamos a preparar pasta con verduras, una receta improvisada por la habitación 25 que nos hace casi merecedores de una Estrella Michelin. A lo mejor nos visita Alberto Chicote para ver eso de la “Zona” en qué consiste.

Por la tarde tenemos el aquarunning. Nunca antes lo he probado y tiendo a echar el cuerpo hacia delante sin hacer caso al míster, que me corrige constantemente (tengo que incluir esto en la crónica a petición suya J). Cuando termina la sesión descubro que he de ampliar más la zancada en vez de dar vueltas como si fuera una turbina.

Hoy tenemos a Carlos García con nosotros recién llegado desde Barcelona para unirse a estos entrenos que al paso que van nos llevarán a los JJOO de Río de Janeiro (alguien tiene que vender los refrescos y las palomitas).

Ahora estoy en la terraza a la luz de la luna, oyendo el ruido del agua de la piscina. Me salen solas las palabras. De repente me piden vasos. Cuántos. No sé, muchos, todos los que puedas transportar, me dicen. La cosa pinta bien. Vamos a hidratarnos un poco en el apartamento de Joan. Voy a sacar la Baticao, a ver si me da energía para el rodaje de mañana, que se prevé intenso.

Francis Campos Jareño

Categorías: Sin categoría | 1 comentario

Alzar el vuelo al compás de la marea

Si nuestra vida sólo se compusiera de momentos de ocio, dónde quedaría ese afán competitivo que caracteriza a los luchadores innatos.

F.Campos

Sands Beach Resort - Stage  en Lanzarote

Sands Beach Resort – Stage en Lanzarote

El premio a las largas jornadas de oficina, viajes, reuniones interminables, estrategias de precios, informes comerciales, se basa en ser resolutivo en las horas de trabajo y en tener un bloque infranqueable de vida personal que empuje en todo momento el avance de las horas laborales. Somos deportistas, y eso tiene que notarse tanto dentro como fuera del ambiente deportivo.

Ha llegado la condecoración. Gracias al trabajo impecable de La Bolsa del Corredor, los 4 Winners del Reto Frankfurt nos encaminamos al Stage que tendrá lugar durante los próximos 9 días en el Sands Beach Resort de Lanzarote. Allí nos sentiremos por primera vez atletas de élite. La ilusión es la misma desde luego.

El caso es que estas últimas semanas han sido difíciles por ese pequeño tambaleo de dolencias que no me dejaban pisar sin sentir dolor. Paciencia y Fe, la compañía incondicional de mi novia Rocío, las palabras de nuestra coach Teresa, los consejos de mi fisio Carlos G. Mariscal y el apoyo del mister José Castilla y de todos los compañeros de La Bolsa, han hecho que ayer pudiera completar 60 minutos de carrera continua sin dolores y 1 min. 5 seg. más rápido que mi mejor marca en el circuito que realizaba.

Me alegra mucho saber también que mi compañero David Bautista está fuerte como un roble y que también va a poder dar guerra en el Stage. Irina y Laura son dos Champions de “cuidado con ellas”. Vamos a pasar buenos momentos deportivos todos juntos con el mister, Joan y Carlos.

Desde mañana, cuando me calce por primera vez las zapatillas sobre arena volcánica, quisiera pensar muchas cosas. Nunca ha experimentado la sensación del verdadero corredor de fondo que persigue durante meses un objetivo tan exigente como es correr 42.195 metros. Avanzar por esta nueva senda me ha hecho sentir la ilusión máxima y también la preocupación de qué pasará si tropiezo más veces por el camino. Pero a partir de ahora toca traspasar la barrera de la confianza y seguir trabajando en construir un sueño desde la base. No se antojará fácil correr un Maratón por debajo de 3 horas sin ni siquiera saber si mis piernas valen esa marca. Ahí estriba la dificultad de este RETO. Estoy yo solo contra mí mismo y contra el reloj. Yo soy mi principal enemigo y tengo que tratar de vencerlo. No es la primera vez que lo consigo y no voy a darle tregua.

 

Este poema no es la lanza que responde y rebate.

Es la garra, la fuerza y la estampa que exalta

la energía que corre por mis venas

al rozar el mar y regresar a la arena.

Al calzar las zapatillas, despertar y de puntillas alcanzar

la fugaz victoria, la constancia frente a las penas,

habré de dominar las maneras de triunfar

y alzar el vuelo al compás de la marea…

Francis Campos Jareño

Barcelona, 26 de julio de 2013

Categorías: Sin categoría | 1 comentario

El fugaz tambaleo de las ilusiones

Imagen

Nunca tiene por qué pasar, pero somos runners, y las molestias pueden llegar en cualquier momento (nadie dijo que fuera fácil).

Al preparar un maratón por primera vez, son muchos los factores que entrar a formar parte del entrenamiento, sobre todo si cambias de zapatillas, superficies de pisada, intensidades y diferentes ritmos, desniveles,…

Cuando notamos una pequeña molestia entra en acción una parte de nuestra sicología. En seguida nos ponemos alerta y pensamos que algo no va bien. Ni siquiera estamos lesionados pero algo dentro de nosotros nos dice que hemos de tener cuidado, no vaya a ser que al final la cosa se prolongue más tiempo de la cuenta.

De repente sacamos toda la artillería y ponemos en marcha todas aquellas acciones que muchas veces olvidamos por la prisa, la dejadez o la inconsciencia. Cuidamos cada minuto del día. Desde que nos despertamos hacemos todo lo posible por no sentir ese dolor que sentimos. Nos martirizamos una y otra vez con esa frase incómoda de dos palabras: “Me duele”.

En realidad nos olvidamos de otras dos palabras que harían que todo fluyera de manera más positiva. Y es que una mente optimista es capaz de recuperarse de cualquier bache antes que alguien que piensa lo desafortunado que es. Pues bien, esas palabras son: Paciencia y Fe.

Si las tenemos en cuenta y las recordamos a cada momento, no cabe duda de que una mañana al despertar nos sentiremos mucho mejor. La prisa o ausencia de Paciencia nunca atraerá los sueños hacia nosotros. La falta de Fe en nosotros mismos, en nuestras metas y en nuestro avance nos supondrá un obstáculo insalvable.

Han pasado 15 días. La vida se compone de momentos alegres y tristes. Si recorremos palmo a palmo lo mejor de nosotros, con Paciencia y Fe, sólo nos queda Seguir hacia delante. Recuerda que somos Invencibles, y eso es lo único que importa en este momento.

Barcelona 23 de julio de 2013.

Categorías: Sin categoría | 2 comentarios

El comienzo del Reto Frankfurt

Imagen

Ya ha pasado el primer mes de entrenamiento.

José Castilla es nuestro guía. Un Mister profesional no sólo como atleta a nivel internacional (2 veces Campeón de Europa  y 4 veces Paraolímpico), sino como entrenador de un nutrido grupo de deportistas de todos los niveles que conforma este Gran Equipo denominado BC TEAM (De la Bolsa del Corredor), que persigue el cumplimiento de grandes sueños tanto individuales como colectivos.

También nos acompañan en este viaje los Hermanos Terán, Joan y Jordi, dos apasionados del atletismo que ponen todas sus fuerzas en el desarrollo del Reto Frankfurt y todas las actividades de la Bolsa del Corredor. Se nota a leguas lo bien organizado que está todo. Jesús García Anta es el míster de los sábados, un mediofondista luchador que viene de disputar el Campeonato de España en Vitoria de 800 metros (M35). Y qué decir de David Aouita, “La Imagen en Acción de La Bolsa”, y también la conquista silenciosa: un atleta con unas marcas increíbles que tiene mucho que decir (y dirá) en la distancia de Maratón.

Gracias a todos por vuestro gran apoyo a estos humildes guerreros que perseguimos completar nuestros primeros 42 kms – 195 metros.

Este primer mes he tenido la ocasión de experimentar todos los estados de ánimo que existen. ¡Y eso que aún estamos empezando! Es cierto que he pasado momentos de euforia y también momentos de tristeza. Pero lo más importante, es que nunca he dejado de estar motivado y concentrado en el Objetivo principal de este RETO FRANKFURT, que es disfrutar. Esa ha sido la clave en cada despertar. Cada mañana he pensado que iba a comerme el mundo. Y si no era así, ahí estaba Teresa Morales (Tiempo de Coaching – Coach de los ganadores del Reto) para recordármelo.

Hemos vivido grandes momentos en el Parc de la Ciudadella, en los Ataques Verticales al Tibidabo, en Nova Icaria con los entrenos de fuerza, y como no, en los rodajes con o sin cambios de ritmo, a ritmo cómodo o a velocidad de crucero, por el Río Besós. Cada día ha sido un momento de máximo disfrute, y cada entrenamiento un recordarme a mí mismo que era posible continuar luchando por este sueño, que ya no tiene vuelta atrás.

Lo más importante es insistirse una y otra vez que “al correr, la vida es simplemente mejor”. Y para ello, pase lo que pase, aunque a veces no estemos tan bien como queremos, hemos de pensar que al final del camino siempre nos esperará la recompensa. El premio por haber tenido fe y por habernos dejado la piel en conseguir el objetivo con el que hemos soñado durante tanto tiempo. Es cuestión de tiempo, y ya sabemos que este no es ilimitado, por lo que al final siempre nos alcanza. Sólo has de tener un poco de paciencia. Todo llega querido Runner…

“Cada zancada cuenta.

Y cada despertar, cada latido al avanzar.

La vuelta hacia atrás retrocede si avanza la fe.

Si a la vez que al caminar, levantamos la mirada,

Cruzamos la puerta y sorteamos las barreras

A  cada paso, a cada exhausta sonrisa al acabar de entrenar…”

Francis Campos Jareño

Barcelona, 21 de julio de 2013

Categorías: Sin categoría | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.