Archivo mensual: octubre 2013

Mi Gran Sueño: SER MARATONIANO

Francis Campos - BMW Frankfurt Marathon 2013 3h9'27''

Francis Campos – BMW Frankfurt Marathon 2013 3h9’27” – Foto de Laura Hermosa

De pronto arranco a llorar. No puedo parar de emocionarme.

Llegué a Frankfurt casi sin darme cuenta. No encontré por el camino ni un atisbo de preocupación o nerviosismo. El momento final, el reto, la conclusión se acercaba por momentos. Y ahí estaba yo, después de cuatro meses, apresurándome a marcharme de la oficina para concentrar todos mis esfuerzos en un único momento: mi Primer Maratón.

Me apetecía permanecer pensativo, en silencio, y recorrer libre los senderos hasta la línea de salida. No sentía ningún tipo de presión. Sólo quería fluir, dejarme llevar. Supongo que no necesitaba reafirmarme ni distraerme con artificialidades, sino que prefería la sensación de meditación conmigo mismo. Repasar cada día de entrenamiento, recabar factores potenciadores y estímulos positivos que proyectar hacia el día de la prueba. Acababa de aterrizar en Frankfurt y ya me sentía capaz de traspasar el muro de los 42.195 metros y convertirme así en maratoniano.

De repente sentía la necesidad de correr, de exprimir mi cuerpo y llevarlo al límite. Quería tomar la salida y me sentía con ganas de dar lo mejor de mí. Sólo encarándolo de ese modo, conseguiría obtener el mejor de los resultados posibles, el verdadero, el real: la meta y la medalla de Finisher.

Pasó el sábado y ni nos enteramos. El día previo fue la jornada para tomar oxígeno y concentrarse en la idea de que llegaba el momento crucial de presentar mis credenciales para sortear la barrera que separaba la vida de los sueños. Ayudaría el haber sido escrupuloso en cada entrenamiento, pero también el descanso y los momentos previos a la prueba. Cuántas variables controlar, y cuan variable el ganar o perder el control sobre palancas tan importantes como la climatología, los pequeños percances en los avituallamientos y todos aquellos saboteadores que intentaban colarse en la fiesta sin ni tan siquiera llamar a la puerta.

Cuando me quise dar cuenta estaba en la línea de salida con un grande: David Aouita. Intentaríamos ir juntos, nos ayudaríamos a progresar y así nos sentiríamos respaldados en el comienzo. Quería creerme mi Reto, mi Objetivo, mi Sueño, y perseguirlo hasta el final. Y así fue como a partir del kilómetro 3, ya correteaba solo por las calles de Frankfurt en la franja de 4’15’’-4’20’’/km.

No es que volaran los kilómetros, sino que estaba preparado para atravesarlos uno a uno. No tuve prisa ni di ninguna opción al tambaleo. No arriesgaba más que lo necesario, y al mismo tiempo no me alejaba de mis propias expectativas. Creer en ti es la mejor manera de jugar bien tus cartas. Eso dentro y fuera del Running.

El paso por el km 10 me recordó que no estaba siendo Osado, pero sí Valiente y sólo suficientemente Atrevido. Cauto pero Guerrero y Persistente. Bebía en cada avituallamiento aunque no tuviera ganas, siguiendo los consejos de José Carlos Hernández, y si el cuerpo me pedía glucosa se la daba. ¿Quién era yo para no hacer todo lo que este me dictara?

Y después de 15 kilómetros corriendo, ya sabía que rondaba un minuto por encima de la excelencia. Para qué agobiarse si todo estaba yendo sobre ruedas y me sentía Grande, Audaz y Desafiante.

El paso por la media maratón me hizo creer (así lo pienso todavía) que estaba haciendo una carrera Espectacular. No debía correr más deprisa que 55 segundos sobre el Reto y ni siquiera pensaba que deslizarme por el suelo encharcado, completamente empapado y en contra del viento, fuera a suponer un inconveniente.  ¿Qué iba a decir yo después de haber volado en Lanzarote y haberme visto rodeado de la humedad de Barcelona y las olas de calor de Andalucía durante más de 1.500 kilómetros de entrenamiento. ¿Acaso iba a derrumbarme por culpa de un día lluvioso y de ventolera?

Llegó el kilómetro 30 y poco a poco, entre agua, geles y kilómetros recorridos, empecé a notar la sensación de tener que ordenar a los músculos qué debían hacer para continuar estando a la altura de las sensaciones primeras. Y fue a falta de diez kilómetros para el final cuando empecé a  soñar con mejorar los parciales.

Me sentía especialmente bien y aquello del muro ni siquiera se me pasaba por la cabeza. Pero quiso la mala fortuna que tuviera que sortear a un corredor que se paraba de golpe en un avituallamiento, y al hacerlo un abductor diera señales de fatiga. Sentí como un chasquido y una sensación de dolor agudo.

Obvié el percance y volví a lanzar un ataque para pelear las 3 horas, pero en el kilómetro 34 sentí el músculo avisando y amenazando con estallar. Ni caso, me repetía el corazón a la vez que la mente me pedía aflojar un poco el ritmo. En ese instante, lo importante e imprescindible comenzaba a ser llegar entero y con fuerza.

Y así pasaba el kilómetro 36 donde el Mister Castilla me cantaba que iba camino de las 3h2minutos. Sin embargo, en ese momento ya empezaba a comprender que me había hecho daño y que al ir descendiendo el ritmo, estaba dándole al cuerpo la oportunidad de tomar el control de la situación.

Descender la velocidad era como un peaje a pagar para llegar al final, y así lo asumí sin sentirme culpable. No podía hacer más y persistí hasta el final consciente de mis limitaciones y mis fortalezas. Por momentos, quería llegar a meta y sentirme invencible. Era la oportunidad de recordarme a mí mismo que la vida era el conjunto de días excelentes que comprendían el camino hacia la Victoria. Y yo estaba a punto de conseguir esa Victoria.

En el último kilómetro ya no sentí ningún dolor. Ya no apretaba los dientes y sabía que si mantenía el ritmo fácil no me rompería y podría llegar sin problemas. Faltaba un suspiro y allí estaban todos en la última recta, el BC Team aplaudiendo, y en mi mente todas aquellas personas que nos habían acompañado en los cuatro meses tan intensos de preparación: Los Misters José Castilla y Jesús García con sus consejos magistrales, nuestra Coach Teresa Morales, nuestra nutricionista Cecilia León, Sportwell con Xavi Linde a la cabeza, Sands Beach Resort con Juan Carlos Albuixech y su amor por el deporte, la literatura y las personas con grandes sueños; mis magníficos compañeros debutantes del Reto David Bautista, Irina Mas y Laura Rodríguez, compañeros de fatiga Joan Terán, David Aouita, Isaias Alonso, Carlos Lorenzo, Mon, Roger Compte, David Gauxachs y Carlos García; Jordi Terán siempre abrazando al Reto; patrocinadores Saucony (cómo volaban las Kinvara), Hoko y Flectomin, Carlos G.Mariscal y su especial visión deportiva y terapéutica, mis compañeros canarios Gonzalo Quintana y Pancho, el malagueño José Lobillo, mi gran amigo José Manuel González Gallego, siempre al otro lado de esta fuerza que me empuja a correr y a soñar. Y tras esos 195 metros y una cortina de viento, mis padres y mi abuela en mi mente, y mi hermano y mi gran musa, compañera y amor siempre presentes.

De pronto arranco a llorar. No puedo parar de emocionarme.

Grande el corazón que lágrimas caer de la emoción al cruzar la meta puño en alto, Victorioso, Satisfecho, Ganador y Solitario Soñador que nunca retrocede, que avanza y que antecede a los límites, que se sobrepone y rodea lo imposible. Visible al fin, puño alzado, el comienzo de una senda que ha tocado la ilusión que un día hace muchos años sentí en el alma estremecerse un instante que se ha de prolongar:

Soy maratoniano, y este es el prólogo de la bonita historia que ahora vengo a contaros…

28 de octubre de 2013 – Vuelo de Frankfurt a Barcelona

Francis Campos

BC TEAM - BMW FRANKFURT MARATHON 2013

BC TEAM – BMW FRANKFURT MARATHON 2013 – Foto de Jordi Terán

Anuncios
Categorías: Sin categoría | 11 comentarios

El Maratoniano Viajero

“¿Quién sueña a quién? Yo sé que te sueño, pero no sé si estás soñándome.”

Jorge Luis Borges

Francis Campos - Salida Media Maratón Ruta Somontano (Barbastro)

Francis Campos – Salida Media Maratón Ruta Somontano (Barbastro)

5.30 de la mañana.

El AVE no espera, ni las reuniones, ni los mails que piden genialidades con deadlines imposibles. Esto forma parte de la vida de miles de runners que cada día compaginan trabajos estresantes con zancadas y sueños que se renuevan por momentos, que evolucionan y se transforman en metas cada vez más exigentes y más reales. Y el Reto Frankfurt no iba a ser diferente. Nosotros corremos, pero también curramos como campeones.

Elijo la ropa de entrenamiento y la pongo dentro de la maleta junto con las zapatillas y el reloj. Siempre que viajo preparo los bártulos de corredor popular que debo usar para evaporar toda la información numérica y comercial que pasa por mi cabeza a lo largo del día. Cada minuto que corro más pequeña se hace la oficina. Desaparecen los clientes y las key accounts, las altas rentabilidades y los cashes negativos. Sólo existo yo y mis verdaderas pretensiones: Escribir y completar mi primer maratón.

Ya falta menos de una semana para que el pistoletazo de salida ponga a prueba mi Gran Sueño en la ciudad de Frankfurt. Atrás quedan 4 meses de duros entrenamientos donde nada ha sido fácil en ningún momento. ¿Por qué un tipo como yo habría de bajar de 3 horas en maratón? Esta es la pregunta que he llevado conmigo en cada uno de los entrenamientos del calendario. Pero sobre todo, ¿Cómo podría saberlo si antes no lo intento? ¿Por qué rendirse antes de empezar? ¿Y por qué rendirse si al avanzar tampoco logramos dar la talla en momentos puntuales? Si estamos aquí, es para dar lo mejor de nosotros. Y hasta el día 27 de octubre a las 10 a.m. no podré escuchar las respuestas que mi cuerpo y mi mente tienen preparadas para todas estas preguntas. Ellos son los que decidirán. Y yo soy quien acataré, respetaré y si me dejan, llevaré la contraria si no estoy de acuerdo. ¿Por qué conformarse si es el alma quien está sobre todas las cosas?

Entre tanto, muchas han sido las ciudades que me han visto pasar corriendo en busca de mi ansiado objetivo: Barcelona, Lanzarote, Brenes, La Antilla, Zaragoza, Madrid, Barbastro,… cada una con sus hermosos lugares para correr. No podía detenerme. Tenía que correr y correr hasta el final, y siempre a pesar de las dificultades. Si el entreno no cabía en las horas del día, igualmente se hacía. Esas son las cosas que nos han hecho Invencibles. Pase lo que pase siempre salimos a correr. Y por eso, antes o después llegaremos a la meta.

La idea fue Soñar desde el primer día. Ser escrupuloso con cada entreno, tanto en distancia como en tiempos. No conformarse jamás con bajar el listón, e intentar controlar cada variable para pelear el Reto, para perseguirle insistentemente. Hubiera sido demasiado fácil poner una meta menos exigente. Pero entonces el Reto Frankfurt no hubiera sido lo que ha sido en todos estos meses: el lugar más maravilloso en el que jamás haya estado.

En la dificultad y en su persecución estriba el valor de las personas. Yo mismo he tirado muchas veces la toalla. Pero la vida te da segundas oportunidades, y aprovecharlas debe ser la decisión a tener en cuenta en todo momento. Por qué renunciar a algo con lo que te levantas cada mañana y que te llevas a dormir cada noche. No sería un Reto, ni siquiera un objetivo. Si es fácil, no puede haber diferencia entre estado actual y estado futuro. Y si eso no sucede, no puede denominarse Sueño.

Frankfurt es sólo la guinda del pastel que ya nos hemos comido en estos cuatro meses. El tiempo que aparezca en el marcador de la meta importa sólo relativamente, porque el resultado último será el mejor de los posibles. Nuestro paso por la vida no se compone de momentos puntuales, sino de la evolución y concatenación de los mismos. Lo increíble fue el camino de preparar mi primera Maratón. Y eso es lo que siempre recordaré.

En cada kilómetro tendré en mi corazón a todas aquellas personas que me habéis acompañado en todo momento. Ha sido un placer encontrar un Grupo tan Increíble como La Bolsa del Corredor. Sin vosotros, nada de esto que está sucediendo sería posible. Os debo la energía de cada una de mis zancadas, la fuerza con que atravieso cada obstáculo y la garra con que me encamino hacia mi Victoria Personal. Gracias, Mil Gracias por Todo y por Tanto.

Francis Campos

Barcelona, 20 de octubre de 2013

Tirada larga Barcelona-Masnou (Grupo de Maratón BC TEAM)

Tirada larga Barcelona-Masnou (Grupo de Maratón BC TEAM)

Categorías: Sin categoría | 4 comentarios

La vida comienza por un Sueño que te estremece en la mañana

“El sueño que cambia, que se sueña y que se sorprende de soñar se llama filosofía, metafísica, poesía. Sólo creo en eso.”

Jorge Luis Borges

.

La vida comienza por un sueño que te estremece en la mañana…

Francis Campos, Cartas Marineras, 2009

Estiramientos antes del debut en Media Maratón. Huesca 2011.

  Estiramientos antes del debut en Media Maratón. Huesca 2011.

Me ato las zapatillas sin sentir ningún tipo de presión. Hoy es un día importante porque corro la carrera más larga de todas las que he hecho hasta el momento: 30 kilómetros contra mí mismo. El motivo no es sólo completar el entreno de 135 minutos que tengo ante mí, sino demostrarme que mantengo la misma fe que el primer día en que comencé a preparar el Maratón de Frankfurt.

Dicen que para que un objetivo sea un objetivo ha de ser, entre otras cosas, alcanzable. Cuando me preguntan si mi objetivo lo es, no sé qué responder, pero tampoco me importa. No me gusta tratar el deporte como un juego de matemáticas donde uno está o no está preparado para hacer cierta marca. Evidentemente la cosa va de números, pero son tantos los factores que influyen en el rendimiento de un maratoniano, que el “estar o no estar” es la excusa perfecta para fallar el día de la competición, y la causa fundamental de que eso mismo suceda el día de la prueba. Quien desvele esta incógnita es un auténtico genio, y al igual que yo, nunca ha corrido un maratón.

Mi sueño es la tirada larga. Una tirada de 42.195 metros. Sólo me sale pensar que cada vez que salgo a correr mi objetivo está más cerca. No sé por qué tengo la sensación de que mi rendimiento y mis propias circunstancias dependen sólo de mi mente y de mi cuerpo. Cada paso que doy pienso en el maratón. Cuando vuelcas todas tus fuerzas en un punto del infinito, las posibilidades de acercarte a ese punto son las máximas posibles. Nunca llegará el momento en que pienses que podría haber sido mejor. Es uno de los principios que aplico a cada cosa que hago. Nunca dejes de perseguir con insistencia lo que has soñado.

Arrancamos un día más desde el Río Besós. La tropa soñadora se encamina hacia El Masnou. Lo más profesional de nosotros es la devoción con la que damos cada zancada, que no es poco. Es admirable ver cómo sufrimiento deviene en emoción y alegría. Todos preparamos un maratón compaginando entrenamientos con excesivas horas de trabajo. Nos une el amor por los kilómetros, y sobre todo la prisa por apagar el ordenador, cerrar la persiana del curro y disfrazarnos de los auténticos campeones que hacen cada día lo que más les gusta: correr.

Hay una persona de la que estoy aprendiendo algo muy importante en el maratón: cómo mantener la serenidad. No hay nada mejor que tener un grupo de entrenamiento para hacer tiradas largas. Creo que ayuda mucho el hecho de tres corredores avancemos inexorablemente hacia la meta de nuestras pretensiones. Jesús Chinchilla mantiene siempre la calma y controla cada paso que damos. Muy gustosamente correría junto a él un nuevo maratón. Lo dejo ahí…

Esta semana también trabajamos de nuevo la parte mental del maratón en una sesión de coaching. Hay creencias dentro de nosotros que nos frenan a conseguir lo que queremos. Nuestra mente pone frenos a nuestro avance y hemos de concentrarnos exclusivamente en nuestras creencias potenciadoras: “Yo soy bueno, y además, con voluntad y esfuerzo puedo ser mejor”. Hoy me lo repetí una y otra vez durante el trayecto, sobre todo a la vuelta cuando las fuerzas estaban más mermadas. Después de todo, y salvando alguna sobrecarga, llegué muy entero y con ganas de más.

Hemos de pensar que todo suma. Los kilómetros y las horas de entreno, la dieta y los kilos de menos, los avituallamientos y la correcta alimentación los días previos a la prueba, las ganas y la ilusión, la compañía, la gente positiva que aplaude tu insistencia, las horas de sueño, las sonrisas, la autoconfianza, las palabras sabias que expresan emociones, los consejos de quienes alguna vez erraron y otras tuvieron éxito. Esta es mi realidad a 3 semanas de la BMW Frankfurt Marathon. Nada más lejos de los sueños. Pase lo que pase, la experiencia habrá merecido la pena, y cada zancada habrá servido para alimentar un sueño que nunca se acaba…

Tic, tac, tic, tac. Avanzar y avanzar, sin volver la vista atrás. Ser positivo significa mantenerse ante la adversidad. No importan los tambaleos. Si no te rindes, el hábito de ser persistente es el viento frecuente que nos empuja a conseguir aquello que anhelamos. Yo lo he visto y sé que existe. No importa lo que suceda o refleje el tiempo al pasar. Yo tenía un sueño. Y lo sigo teniendo…

Francis Campos

Barcelona, 6 de octubre de 2013

F.Campos - Entreno con Ángel Mullera - Bc Team

F.Campos – Entreno con Ángel Mullera – Bc Team

Categorías: Sin categoría | 4 comentarios

Blog de WordPress.com.